viernes, 18 de octubre de 2013

La píldora de la felicidad.


Imaginaos que soy el distribuidor de un nuevo medicamento (aún por legalizar, por lo que habría que llamarlo más bien droga) realmente alucinante, al que llamaré de momento "felicitina". Esta milagrosa sustancia se introduce en el cerebro de quien la toma, descubre allí lo que realmente le hace feliz y produce a continuación una alucinación en la que sucede todo lo que desea. Esta alucinación es perfecta, indistinguible de la vida real, como uno de esos sueños maravillosos de los que nos cuesta trabajo despertar. La píldora no produce efectos secundarios nocivos y es, de momento, gratuíta. Vuestro cuerpo permanecería sano y cuidado en una cámara de congelación. Y para vuestros padres y amigos crearíamos un clon idéntico a vosotros para que no os echaran de menos. Podéis probar con una primera dosis, cuyos efectos duran 24 horas. La segunda dosis tiene efectos para toda la vida. Y lo mejor: una vez que toméis la segunda dosis: ¡no vais a acordaros jamás de que habéis tomado la píldora y de que vuestra vida de ensueño no es más que una alucinación!... Pues bien (suponed que estáis completamente seguros de que la pastilla funciona y de que es verdad todo lo que os he dicho) ¿LA TOMARÍAIS O NO? (Y POR QUÉ)...


Los diez primeros que contestéis que sí recibiréis de regalo un lote de películas ("Un mundo feliz", "Matrix" y "El Show de Truman"), siempre que antes toméis la píldora y me enviéis vuestra nueva dirección virtual.



16 comentarios:

  1. Yo en un principio me tomaría la felicitina de las 24 horas para ver que tal me va eso de estar siempre feliz y que todo te salga bien aunque solo tengas que hacer un poco de esfuerzo y ya de hay sabria si tomarme la de toda la vida o no.
    Si tuviera que elegir antes de tomarme la de 24 horas no me la tomaría porque no todo en la vida es de color de rosa y no es plan de que por ejemplo estes en un funeral riendote por haberte tomado la pastilla ademas es un mundo irreal y lleno de mentiras y prefiero que algo me cueste un poco mas de hacer pero luego estar bien feliz por haberlo hecho yo sola y estar satisfecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, recuerda que en la vida de mentira que vas a vivir (si tomas la pastilla) las cosas también te van a costar esfuerzo (aunque al final van a salirte bien, a diferencia del mundo real). Y, sobre todo, piensa que una vez te tomes la pastilla olvidarás que te la has tomado. ¡¡Nunca sabrás que ese mundo es "irreal"!! Por tanto, ¿qué más te da que lo sea?...

      Eliminar
  2. Yo no me tomaría la pastilla de ningúna manera. No me fío de nadie y eso en vez de hacerte feliz puede ser una droga muy mala. La vida es cómo es y tenemos muchas piedras en nuestro camino pero todo se acaba superando. No necesito ningúna pastilla que me haga feliz en mi vida, tengo salud, dinero y familia, mi vida es perfecta tal y cómo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Sandra, el juego consistía en que te imaginaras que te lo crees. Imagina que estás segura de que tomándote la píldora vas a ser inmensamente feliz, pase lo que pase a tu alrededor. ¿Por qué no te la tomarías? ¿No es la felicidad lo que la gente suele querer por encima de todo?

      Eliminar
  3. Yo no me la tomaría , a no ser que mi vida no me guste , pero aunque luego no nos acordemos de que nos la hemos tomado , ahora si somos conscientes de que vamos a vivir en una mentira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Marta. Aunque alguien te diría: ¡qué más da si ahora eres consciente de que vivirás en una mentira, una vez que te tomes la píldora ya no lo sabrás, y serás feliz!... De otra parte: ¿quién sabe si esta vida que llevas (donde podrás ser feliz...o no) es o no mentira?...

      Eliminar
  4. Yo no me la tomaría, sería cambiar mi vida por, aunque muy bien conseguido, un mundo virtual, la vida está para eso para vivirla, no para vivir en una caja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristobal, tu nunca sabrías (una vez tomada la píldora) que tu cuerpo está en una caja. Y la vida que vivirías (¿por qué piensas que vivir en un mundo virtual no es vivir?) sería mucho más que simplemente vivida, sería una vida llena de felicidad...

      Eliminar
    2. De una felicidad ''irreal'', es que sería como doparte, pero te dopas para vivir una mejor vida, igual que a los deportistas no les gusta, a mi tampoco, sería como jugar con ventajas.

      Eliminar
    3. ¿Y es malo jugar con ventaja, si así ganas? ¿Es malo doparse, si así logras vivir una vida mejor?... ¿Dónde está entonces la "maldad" de el "dopaje"?

      Eliminar
  5. Ivonne Loyola Jimenez

    yo no me tomaría la pastilla, mi vida me gusta tal y como es no quiero cambiarla así que no tengo la necesidad de tomarme la pastilla de la felicidad porque ya lo soy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Ivonne. Felicidades por esa felicidad que tienes. De todos modos, si tomaras esta píldora imaginaria, tendrías para siempre esa felicidad, sin que nada la estropeara nunca. ¿No sería estupendo? ¿O le encuentras alguna otra pega?

      Eliminar
  6. Me encantaria tomarmela,y saber que se siente al tener una felicidad completa,sin nada que lo estropee,la felicidad completa en la vida real no existe,por lo cual me gustaria experimentar ser feliz toda la vida... Si me aseguro de que mi familia,amigos etc en el mundo real tambien serian feliz con mi clon, solo pensarlo me entran ganas de tomarmela!! Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, Blanca, ya sabes ;-). Eso sí, ten en cuenta que tu vida va a ser una alucinación (aunque también alucinante de feliz). Hay gente que prefiere la "verdad" a la felicidad. Pero supongo que crees que están equivocados, ¿no es verdad?...

      Eliminar
  7. Yo no me la tomaria, la vida es como es, y por ahora me gusta, si despues no me gustara si que me al tomaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que sí. Te daría igual que esa vida que vivieras fuera una alucinación. ¿Verdad?

      Eliminar